?

Log in

Tortura anterior

22-Jugar a “Conectar los puntos” en la cara de Ron.

-¿Estás bien, Draco? ¿Qué ha pasado? ¿Por qué huele a quemado?-La cabeza le iba a estallar por el golpe y el frío del suelo de las mazmorras no ayudaba demasiado a que se encontrase mejor. Potter le abrazaba demasiado fuerte y le dolían las costillas ya de por sí magulladas al haber caído con todo su peso sobre el pecho.

-Me estás haciendo polvo…-Potter pareció entender que si seguía apretándole alguna costilla le perforaría el pulmón y le ayudó a sentarse contra la pared. No vio a Granger y Weasley hasta ese momento. Los dos les miraban con perplejidad y sorpresa, como asustados.

-Apareció. Ya sabéis de quién estoy hablando. Me dijo que me uniese a él. Me negué y recordé lo que Granger dijo sobre el fuego-Suspiró, guardando unos segundos de silencio en honor de su fallecida túnica-Quemé una de mis túnicas.

Hablar le producía un lacerante dolor en el labio partido y el sabor metálico de la sangre le daba nauseas. Sin duda alguna había tenido momentos mejores.

Potter le colocó el pelo tras la oreja como si fuese su madre y le inspeccionó de la cabeza a los pies para corroborar que estuviese entero. Cada toque de Potter desencadenaba un gruñido y una maldición por el enorme dolor, al menos en las partes sobre las que se había caído.

-Harry…-Granger estaba en cuclillas al lado de Potter con una mano temblorosa sobre su hombro. Estaba pálida y seguramente muy asustada y sus ojos estaban rojos y brillaban como si quisiese llorar. Weasley no tardó en unirse, colocándose al otro lado de Potter, con un aspecto bastante parecido al de su mejor amiga-¿Qué vamos a hacer? Está cerca…

Potter le miró. A él y sólo a él. Entre el susto y los golpes no tuvo fuerzas ni para intentar patearle por mirarle tan fijamente.

-Acabaremos con él. Si lo mío con Voldemort ya era personal antes, ahora lo es aún más-¿Por qué el muy imbécil siempre metía la pata? Por mucho que las caras de Weasley y Granger fuesen todo un poema, no era prudente que dijese cosas como esa con tanta ligereza.  Su estúpida e innecesaria nobleza acabaría por meterles en un lío.

-¿A qué te refieres…?-La voz del libro andante sonó insegura, asustada. Él rezó todo lo que sabía a Salazar, a Merlín y a Godric -por si acaso- para que no terminase de meter el pie en el agujero.

-A nada, Herm-Por el momento podía despreocuparse por su vida. Al menos, por la parte de su vida que él le podía arrebatar. El Lord era otro tema mucho más delicado.

Weasley y Potter se levantaron y Granger  se quedó mirándole con la nariz arrugada y el ceño fruncido.

-Voy a curarte…-Los hechizos curativos enviaban agradables sensaciones de tranquilidad por su cuerpo paradójicamente mezcladas con dolores insoportables. Al terminar, la chica le miró como si esperase algo y él no dijo nada. Tras unos minutos tensos de silencio y miradas desafiantes, Granger se levantó con un suspiro y se unió a Potter y la comadreja que hablaban a un lado.

Se levantó apoyándose en la pared y comprobó que todos sus huesos y articulaciones funcionasen antes de andar a pasos cortos hacia el trío. Potter y Granger le hicieron un hueco e intentó seguir el hilo de la conversación.

Fracasó estrepitosamente.

A los pocos segundos ya estaba ocupando el cerebro en unir las pecas de la cara de la comadreja para formar figuras. Por el momento llevaba un dragón, una araña, una moneda y una pluma.

-¿Estás seguro de querer enfrentarte a él? Antes no querías hacerlo…

-Sí, Herm. Estoy seguro-Así lo único que Potter conseguiría sería que le matasen. Una sensación fría le atenazó la nuca causándole un desagradable escalofrío.

-No seas estúpido, Harry. Antes tendrás que planear algo-Las tres cabezas se giraron hacia él como si tuviese todas las respuestas y fuese a decirles exactamente lo que tenían que hacer. La realidad era que no tenía ni la menor idea de qué decirles-Y no he querido decir que yo tenga algún plan.

Potter, la comadreja y el libro andante parecieron deshincharse y las sonrisas que lucían desaparecieron. Los tres miraron fijamente el suelo, y él se preguntó cómo podían ser los héroes de Hogwarts si no eran capaces de trazar un plan con rapidez.

-Tengo una idea-Creía que iba a ser el único, pero Potter y Granger también miraron a la comadreja con incredulidad. La comadreja se sonrojó, ofendida-Podemos aprovechar su vínculo con Harry para saber cuándo está cerca y atacar antes de que se recupere.

Potter asintió sin más. Granger meditó la idea. Su expresión varió mucho hasta que encontró la mueca adecuada y alzó la cabeza con entusiasmo.

-Es una buena idea-El trío asintió. Él no estaba tan seguro de que fuese buena idea. El Lord posiblemente había pensado en eso. Suponía, claro… porque si había conseguido sobrevivir durante tanto tiempo con esos tres incordiando habría aprendido a prever sus movimientos y prepararse para ellos.

-No sois nada retorcidos-Una idea estaba empezando a formarse en su mente poco a poco. Era descabellada y muy arriesgada, pero estaba seguro de que era algo que el Lord nunca llegaría a imaginar que el alegre trío Potter pudiese hacer.

-¿Y cuál es tu idea, Malfoy?

-A eso voy, Weasley. Ten un poco de paciencia-Sopesó los pros y los contras de su idea llegando a la conclusión de que podía llegar a ser buena-Podemos atacar desde dentro. Él me quiere en su ejército de mortífagos. Podría aceptar y minar la desconfianza dentro del grupo para impedir que creciera o que siguiese apoyándole.

Lo primero que oyó en respuesta fue un bufido incrédulo de la comadreja seguido por el frus-frus de una túnica al moverse los pies de alguien.

-Entiende, Malfoy, que no podemos fiarnos de ti y que en todo caso tendría que ser uno de nosotros los infiltrados. Espero que entiendas también que no correremos el riesgo de que todo esto sea una trampa.

-Ese truco es muy viejo, hurón-Por eso prefería no pensar…

Si estaba allí era porque le habían atacado, de todas formas. Lo que no le quedaba tan claro era por qué estaban ellos allí.

-Podéis insultarme más tarde si queréis, después de la comida. Estáis aquí conmigo saltándoos clases porque…

-Porque Harry insistió en correr hacia aquí-Miró a Granger con extrañeza. No era la lógica que esperaba de ella.

-¿Cómo?

-No me mires así, Malfoy. Eso fue lo que pasó-A un lado, Potter y la comadreja parecían discutir. No se percató de cómo Granger le miraba, analizándole. Sólo tuvo la molesta sensación de ser observado.

Todo era muy nuevo para él. Desde sentir cosas por Harry-boca-de-buzón-Potter hasta estar allí con sus dos amiguitos del alma proponiendo formas de detener al Lord. Empezaba a estar desconcertado y hasta cierto punto asustado de que su vida fuese a dar un giro tan brusco justo antes de morir. Pero en ese momento Potter le miró y lo hizo de una forma extraña y totalmente nueva para él. Potter le miró como si fuese valioso.

-Confiaremos en ti, Draco. Pero más te vale no tendernos una trampa.

-Eres imbécil-Y sin despedirse, cansado por todo y de todo, se dio la vuelta y se dirigió hacia el aula de pociones.

***

-Herm… ¿qué opinas?-Estaban en clase de encantamientos y Harry llevaba toda la mañana ausente, como en otro mundo. Suspiró y se encogió de hombros mirando a Ron.

-No lo sé, Ron. Parece que sí que se están haciendo amigos. Mejor para Harry ¿no? Ya dijimos que cuantos menos enemigos tenga…-Ron negó con la cabeza.

-No me refiero a eso. Es por… bueno, que Harry supiera en el momento justo que teníamos que ir a las mazmorras-Hermione había pasado mucho tiempo pensando en eso. Algo le decía que tenía que atar cabos, que había recibido la información necesaria, pero tenía una especia de bloqueo. Al principio, siguió con su idea de que Malfoy había hechizado a Harry y le usaba como protector. El pero a esa teoría llegó cuando vio el pánico en los ojos de Harry al ver a Malfoy. Su segunda hipótesis jugó con que Malfoy y Harry fuesen amigos tal y como le había dicho a Ron. No le cuadraba.

La tercera le asustaba. No era prejuiciosa y respetaba que la gente hiciese lo que quisiese con su vida, pero los sentimientos a veces significaban cosas que no favorecían a nadie. Además, seguía sin fiarse de Malfoy.

-Puede ser cualquier cosa-Bien visto, no estaba mintiendo.

Se mordió el labio y apuntó cosas que no necesitaría aprenderse en su pergamino. Al menos así se le pasaría la pesadez de estómago ante la perspectiva de que Harry fuese a sufrir.

Harry, aparentemente en las nubes, había oído parte de la conversación y empezaba a preguntarse cosas. No le gustaba desconfiar de Malfoy pero…

-Harry-Miró a Hermione y ella le miró a él como diciéndole que lo entendía, que había pensado lo mismo y que en realidad no le importaba-Yo pensé lo mismo. No lo hará.

-¿Qué?-Hermione le sonrió.

-Es un cobarde. Se cubrirá bien las espaldas antes de llevar a cabo su plan y no se atreverá a traicionarnos porque si lo hace le atacarán desde los dos flancos. Mientras esté allí, se ganará a Voldemort y no se arriesgará a que le descubran-El proferos Flitwick carraspeó sin llegar a llamarles la atención explícitamente y a regañadientes se centró en la clase sin dejar de darle vueltas al asunto.

Prefería no saber cómo se dio cuenta Hermione. Debía ser una de esas cosas que las mujeres podían hacer. Lo que giraba en su cabeza sin cesar era el argumento.

Cuando la hora terminó, abrazó a Hermione y salió corriendo hacia el gran comedor.

***

Apenas se había sentado cuando Potter apareció corriendo y le arrastró fuera del gran comedor hasta el séptimo piso.

No entendía nada y Potter no parecía muy dispuesto a explicarle el por qué le había secuestrado. Se dejó guiar hasta la sala común de Gryffindor y Potter ni siquiera tuvo la prudencia de decir la contraseña en voz baja como la noche anterior.

Dentro, esquivó alumnos y alumnas y subió con él al dormitorio de los chicos.

-Hermione lo sabe-No sabía por qué tanto dar vueltas si sólo era eso.

-¿El qué sabe?

-Sabe que…-Potter estaba indeciso. Se veía en la forma de rascarse la nuca y evitar la mirada-…que estamos confraternizando.

-Bonita forma de decirlo-De todas formas, él tampoco habría podido soltar algo como eso con ligereza.

-¿No te importa?-Suspiró y se sentó en una de las camas de colchas escarlata. Paseó una mano por la suave tela y observó su piel blanca contra el rojo intenso. Se había cansado de huir y de gritar, de no afrontar nunca nada. Y ese encuentro con el Lord sólo le hacía querer luchar aún más. No podía pasarse la vida sin rumbo, asustado por todo… mucho menos cuando el Lord iba a acabar con todos ellos.

No era que no confiase en su propio plan, era que algo tan descabellado casi nunca salía bien.

-Dado todo lo demás… no es algo demasiado preocupante…-Potter se sentó a su lado. Los colchones de los Gryffindors eran más blandos y al hundirse el colchón su cuerpo se inclinó hacia el lado en el que estaba Potter.

-¿Tú entiendes algo, Draco?-Miró a Potter y vio algo en sus ojos que le recordó a la forma de mirar de Narcissa. Estaban llenos de un matiz cálido y arrullante que le relajaba y hacía que toda la presión se disipase poco a poco.

-No-De pronto Potter estaba demasiado cerca y, tan cansado de huir como estaba, cayó de lleno en su propia trampa de amor-odio y besó a Potter.

Era algo tan raro que no podía ni pensar en que Potter no era una chica. De todas formas, habría sido demasiado tarde para hacerlo. Mientras que su lengua incitaba a la de Potter, éste tiró de él y le llevó sobre su cuerpo encima del colchón. Incómodo pero enganchado a Potter sin solución, se movió hasta colocarse del todo sobre él y profundizó el beso grabando ese momento de paz entre una guerra que no era suya en su cerebro. Sentía a Potter temblar y unos dedos se enredaron en su pelo tirando y soltando, tirando y soltando… Todo era tan intenso, tan fuerte y abrumador, que no podía oír el latido de su corazón porque su cerebro sólo registraba el sonido de la respiración de Potter mezclada con la suya.

No quería pensar, no podía pensar. Sólo quería vivir esos momentos y recuperar todo el tiempo que había perdido.

Una mano fría contra la piel de su espalda le estremeció y dejó de morder los labios y la lengua de Potter para besar la barbilla y la mandíbula.

-No empieces nada que no estás preparado para terminar-Sólo por ver, por primera vez en esos seis años intentándolo de muchas y diversas maneras, a Potter desarmado y sin nada que decir temblando y sin saber cómo salir del lío en el que se había metido… había valido la pena decidir que no le importaría nada más que vivir tal y como quisiera.

-Qué tenemos aquí…-Se congeló. Literalmente. No podía moverse-Eso está muy mal. Debes ser más discreto,Harry. Bueno, señor Malfoy…¿está listo para dejar las hostilidades y unirse a mí?-El Lord intentó entrar de nuevo en su cerebro y reaccionó lo suficientemente rápido como para ocultar por completo su plan valiéndose de su reciente obsesión con Potter.

-Sí.

-En ese caso…-Su cuerpo volvía a poderse mover pero el brusco cambio hizo que cayera y que Potter lo hiciese sobre él-Mala suerte, Harry. Esta partida la gano yo.

Algo parecido a una garra se clavó en su brazo y antes de que todo se volviese negro lo único que pudo ver fueron los ojos de Potter brillando. Brillando en un mundo que antes de que todo eso empezase era frío y gris.

Comments

( 2 comments — Deja un review )
mrs_storyteller
Nov. 18th, 2008 07:26 pm (UTC)
so pretty :love:
wopejest
Apr. 8th, 2011 01:13 pm (UTC)
Great writing! I want you to follow up to this topic!?!

( 2 comments — Deja un review )

Profile

evil_onigiri
Evil Onigiri

Latest Month

November 2008
S M T W T F S
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30