?

Log in

Tortura anterior | Próxima tortura

17-Encantar una pluma y llamarla Harold.

17-Encantar una pluma y llamarla Harold.

Pansy salió de la sala común con prisa y nerviosismo. Dos alumnos, más ebrios que sobrios, habían invadido la habitación de Draco con catastróficas consecuencias. Apenas dirigió una mirada desinteresada a Potter y zarandeó a Draco con violencia, percatándose sólo un poco del destello dorado entre sus dedos.

-Están en tu cuarto-Draco endureció la mirada y se alejó un paso, mirando a Potter y haciéndole un gesto con la cabeza para que le siguiera. Pansy sentía que se había perdido algo, pero no dijo nada y sólo miró a Potter con suspicacia mientras éste seguía a Draco hacia el interior de la sala común.

Sus pasos resonaban sobre el suelo de piedra y su furia asesina era tan densa que se podía respirar. Oía los pasos de Potter seguidos por los de Pansy a su espalda y entre sus dedos la pelotita batía su única ala sana con desesperación como si quisiese huir del monstruo que cargaba con ella hacia Merlín sabía dónde.

Se detuvo en la puerta de su cuarto, la abrió conteniéndose para no reventarla con la varita, e inspeccionó su habitación en busca de los intrusos.

La cama estaba ocupada por una pareja osada, demasiado osada, que se había atrevido a entrar en su cuarto para él prefería no saber qué.

-¡FUERA DE AQUÍ!-Bramó, con la ira en su punto álgido, tan alto que incluso los gritos fuera de su cuarto pararon junto con la actividad del interior. Su cuerpo temblaba de pura furia descontrolada, sus ojos brillaban con peligrosidad homicida-¿A qué esperáis?

Los chicos de su cuarto se levantaron. La chica, rubia y menuda, le miró con pánico antes de recoger su túnica del suelo y salir corriendo tan roja que podría verse desde el castillo estando dentro del Bosque Prohibido. El chico, por su parte, recogió su túnica y salió arrastrando los pies y con la cabeza gacha.

-Y más os vale no cruzaros conmigo nunca más ¿entendido?-Murmuró, bajo y amenazante, justo cuando pasaron a su lado con ese apuro de los que han sido descubiertos, y estrujó a la snitch con agresividad.

La mano de Pansy sobre su hombro le devolvió a la realidad y aflojó su agarre sobre la pequeña pelota. Miró a la chica, la chica le miró y no hizo falta dar las gracias. Pansy asintió y se fue, él entró en su cuarto seguido de Potter, arrugando la nariz.

Cerró la puerta con una fuerza poco acorde con su cuerpo delgado y sacó la varita para limpiarlo absolutamente todo con desesperación. Potter estaba parado junto a la puerta observándole limpiar como un loco.

-Quemaré esas sábanas…-La risilla de Potter le enfureció hasta hacer bullir su rabia de nuevo y le miró atravesándole con odio y rencor, apretando los dientes-No era una broma, Potter.

Potter tragó saliva mientras él se acercaba a su escritorio y dejaba la snitch sobre éste cogiendo una pluma. Teniendo la varita a mano, sacó un trozo de pergamino y apuntó a la pluma.

-Animâre-La pluma se sacudió y revoloteó a su alrededor con exaltación. Gruñó y la pluma se detuvo, asustada. Se apoyó con los dos brazos en el escritorio, de cara a éste, y cerró los ojos hablándole a la pluma-Alison Harper y Jonas Strew. Han mancillado mi cama, con lo cual, deben morir de una forma especialmente lenta y dolorosa. Preferiblemente arrancándoles la piel a tiras…-La pluma tembló y la snitch rodó sobre la mesa. Si la pelotita tuviese ojos, podría decirse que le estaba mirando con curiosidad. Hacía rato que no sabía lo que estaba haciendo Potter y tampoco le interesaba en demasía así que siguió dictando cosas horribles relacionadas con muerte y dolor a la pluma hasta que notó tras él la presencia de Potter demasiado cerca y se irguió girando apenas el cuerpo para mirarle con amenaza.

La pluma dejó de escribir y revoloteó hasta su cabeza, posándose sobre ella con un manso caer lento e hipnotizante. Era más que evidente que Potter estaba conteniendo la risa.

-No te cortes. No puedo cabrearme más-Potter estalló en carcajadas estrepitosas y anduvo hacia atrás con paso poco acertado hasta caer de espaldas sobre su hacía poco mancillado colchón-No te aconsejo estar ahí.

La pluma volvió a alzarse y fue hacia Potter. La snitch batió el ala para llamar su atención y la cogió con cuidado, bastante más tranquilo y mucho menos furioso.

-Esa pluma es como un animalito-La pluma se puso sobre su dedo índice usando la punta para hacer equilibrios. Su mirada afilada intentó intimidarla pero no lo consiguió.

-Le pondré Harold…-Potter volvió a reír. Gruñó-Ataca, Harold…-Harold se quedó oscilando sobre su dedo, como dudando, y con un vuelo vago pinchó a Potter en la mejilla. La pluma retornó al escritorio y se quedó allí garabateando en la parte de pergamino que quedaba libre. Eilisia Samantha se agitó con esfuerzo y él se sentó en el filo de su cama con cara de asco.

-No sé de dónde sacan el valor para invadir tu habitación…-Arrugó la nariz con expresión asqueada, aún más que antes, y miró a Potter.

-Yo tampoco. Sigue siendo asqueroso… que se metan en tu cama a hacer cosas que ni tú te planteas…-Potter pareció sorprendido. Soltó a Eilisia Samantha y ésta rodó con pereza sobre el colchón hasta Potter, como reconociéndolo.

-¿Ah, no?

-No, Potter-Se dejó caer hacia atrás venciendo el asco al aburrimiento y cerró los ojos con fuerza. No quería pensar. Quería sumirse en el vacío y volar, moverse entre la nada sin tener que preocuparse absolutamente por ningún asunto o problema. Algo rozó su mejilla una vez. Creyó que sería Harold. Algo la volvió a rozar. Creyó que era Eilisia Samantha. Algo rozó su mejilla de nuevo. Abrió un ojo y descubrió que eran los dedos de Potter-¿Qué demonios haces?

-Lo que quiero-Sujetó la mano de Potter con la propia y le miró con desafío, irritado por el hecho de que algo que él mismo había dicho se volviera contra él.

-¿Quieres que haga que Harold te saque un ojo? Puedo hacerlo si quiero…-Harold, tal vez para apoyar a Draco, voló hacia allí y apuntó amenazadoramente a Potter. Una varita, la de Potter, apuntó a Harold.

Demasiado tarde, antes de que pudiese reaccionar para salvar a su pobre Harold éste ya había caído al suelo y yacía sin vida víctima de un “Detinêre” de Potter. Miró a Harry-aguafiestas-Potter con amenaza y rodó hasta apresarle contra el colchón con la obstinada convicción de que el muy maldito había matado a su pobre Harold.

-¿Cómo has podido hacer eso?-A cuatro patas, sus piernas quedaban a los lados de las de Potter y sus antebrazos apoyados a sendos lados de su cabeza.

-Sólo era una pluma encantada.

-Era Harold-A veces, Draco podía ser muy cabezón y empeñarse con algo simple y llanamente porque sí. Harold era una buena pluma, había tomado buena nota y había atacado buenamente a Potter. Con lo cual, se había ganado algo de su afecto. Potter la había matado y, por lo tanto, merecía la muerte.

Su venganza poco a poco se volvió contra él, exactamente según pasaban los segundos y Potter le miraba con tanta insistencia como esa con la que él mismo le estaba mirando. Eilisia Samantha rodó hasta caer de la cama y se removió con frenesí sólo para ser ignorada. Cuanto más se hundía en el verdor puro más se inclinaba y más cerca quedaba su rostro del de Potter. Tenía la sensación de estar hundido en agua y de moverse de una forma más lenta y complicada de lo normal. El agua se drenó cuando Potter le cogió de la nuca y acabó con la agonía, dejando sólo un frío helador que desapareció con el calor que fluía desde sus labios hasta su cuerpo.

Estaba besando a Potter. Él estaba besando a Potter. Besando al imbécil de Potter como si fuese a acabarse el mundo y no fuese a tener ocasión de hacerlo otra vez, con lacerante rabia y algo de malsana locura que le lanzaba a una espiral de luces que giraban y giraban a su alrededor sin cesar.

Si antes se sentía hundido en aguas turbias, entonces era como si volara en un espacio paradójicamente terrenal. Las manos no se movían, sin necesidad de tocar por el momento, siendo meros espectadores y oyentes de los movimientos de cabeza y los jadeos descontrolados.

Toc toc.

Y Draco se cayó de la cama, justo encima de Eilisia Samantha, al oír el inoportuno llamado a su puerta.

-¡ESPERO QUE SEA IMPORTANTE!-La voz de Pansy se oyó débil al otro lado. Potter se semi-incorporó sentado en su cama y le miró dudoso. Supuso que su aspecto no sería muy distinto, exceptuando las mejillas con el color algo subido, y que su pelo estaría desordenado y sus labios hinchados. Pero se concentró en oír a Pansy.

-Los que han estado en tu cuarto están haciendo campaña en tu contra-Gruñó. Como si eso importara demasiado.

-¡QUE HAGAN LO QUE LES DÉ LA GANA MIENTRAS MI CUARTO NO TENGA NADA QUE VER!-Le dolía la espalda, Eilisia Samantha aleteaba con desesperación bajo ésta y cuando se levantó la recogió y le estiró el ala sana, acariciándola con distracción.

Potter se situó a su espalda con el sigilo de un dragón, oséase nulo, y le pasó las manos por los brazos.

-Draco…

-No me llames Draco-Su voz era hielo.

-Vale, alteza… ¿qué te pasa ahora?-Siguió distrayéndose con Eilisia Samantha, mirando los destellos de luz en su dorada superficie.

-No me gusta que me interrumpan cuando estoy con cosas importantes.

-¿Soy una cosa importante?

Silencio.

-Dejémoslo en que eres una cosa-Las risas de Potter esa vez no le irritaron. Incluso él mismo sonrió. Eilisia Samantha agitó el ala con calma.

Por el momento, todo estaba en paz.

Profile

evil_onigiri
Evil Onigiri

Latest Month

November 2008
S M T W T F S
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30